Saltar al contenido
Efemérides imágenes

Reflexiones, dedicatorias y frases para un hijo fallecido

Posiblemente no exista un mayor dolor que la partida de un hijo: no lo comprendemos, sentimos un dolor inmenso, nos parece algo contrario a la naturaleza. Y sin embargo, en esa despedida forzada, podemos balbucear algunas palabras. Aquí, en sintonía, presentamos dedicatorias para un hijo fallecido con imágenes inéditas.

Frases para un hijo fallecido

1. Siempre te recordaré como el milagro más bonito de la vida ¡Descansa en paz!

2. No hay mayor dolor que la partida de un hijo ¡Descansa en paz!

3. Ahora tengo un nuevo ángel en el cielo ¡Es mi adorado hijo!

4. Descansa en paz, mi pequeño ¡Mi corazón siempre será tuyo!

5. Nunca morirás totalmente porque siempre vivirás dentro de mi corazón.

6. Te llevo en mi recuerdo y también en mi corazón ¡Descansa en paz, hijo!

7. Estés donde estés puedo asegurarte que siempre te pensaré, querido hijo.

8. Y desde que he perdido a mi niño mi corazón solo apunta al cielo.

9. La vida te ha cegado las alas rápidamente, pero aún podrás volar junto a Dios ¡Descansa en paz, mi pequeño hijo!

10. La vida es una eterna injusticia porque he perdido a mi hijo.

11. Duele no tenerte, pero fue un placer haber compartido un poco de la vida contigo ¡Descansa en paz, hijo!

12. Serás un cuento breve que leeré miles de veces, hijo.

13. Papá ahora no te cuida, pero Dios lo hará más que bien.

14. Lo único que reconforta mi dolor es que ahora te encuentras a la diestra del Señor.

15. Descansa en paz, hijo ¡Siempre presente en mi mente y en mi corazón!

16. Y me vestiré de luto eternamente porque perderte es el máximo dolor que puede sentir un padre.

17. Fuiste y serás mi mayor tesoro ¡Descansa en paz, hijo!

18. En el cielo hay un nuevo ángel y ese nuevo ángel es mi niño.

19. No entiendo por qué Dios te llamó tan temprano, pero debo acatar sus designios.

20. No hay mayor ruptura en el corazón que la pérdida de un hijo.

Frases de un padre a un hijo fallecido

21. Ojalá sepas que todos los días de mi vida te amo y te extraño.

22. Te perdí pero te encuentro en cada uno de mis recuerdos.

23. El tiempo pasa, pero mi amor por ti permanecerá ¡Descansa en paz, hijo!

24. Me sonríes desde el cielo, lo sé.

25. ¡Te extraño hijo! Ese es mi único sentimiento desde que has partido de este mundo.

26. ¡Descansa en paz hijo! Te amaré hasta el último de mis suspiros.

27. La vida sin mi hijo ha perdido todo su brillo ¡Descansa en paz!

28. Siempre te voy a amar, siempre te voy a llevar en cada uno de mis recuerdos.

29. ¡Descansa en paz, hijo!  Tu fallecimiento siempre será una herida para mi corazón.

30. Descansa en paz porque en donde estás el dolor no te podrá alcanzar.

Dedicatorias para recordar a un hijo

31. Contigo se ha ido prácticamente todas mis alegrías ¡Descansa en paz, hijo!

32. Recordaré tu sonrisa como aquello que iluminaba cada uno de mis días.

33. Y mucho de mi vida ahora está contigo, ahí en el cielo, en medio de las nubes ¡Descansa en paz mi hijo!

34. ¿Quién sabe de verdadero dolor si nunca ha perdido a un hijo?

35. Y si volviera a nacer escogería ser nuevamente tu madre ¡Descansa en paz hijo!

36. Existen momentos en mi vida en donde aún puedo escuchar el eco de tu voz ¡Hijo, descansa en paz!

37. Solo puedo considerar una injusticia de la vida el haberte perdido, hijo.

38. Solo quisiera una escalera al cielo para no extrañarte tanto.

39. Tu partida es irremediable, pero te llevaré en mi corazón como lo más valioso de mi vida.

40. Solo tengo palabras de agradecimiento porque has sido un hijo extraordinario ¡Descansa en paz!

Frases para un hijo fallecido cortas

41. Se suponía que tú debías esperarme a que yo me fuera antes ¡No entiendo tu partida, hijo!

42. Mi corazón es luto y así seguirá por tu partida, querido hijo.

43. Ahora mi héroe se encuentra en el cielo surcando las nubes como un ángel más.

44. No no necesito ángeles: para eso lo tengo a mi hijo que me cuida desde el cielo.

45. Siento un gran vacío en mi alma desde el momento que me di cuenta que tu voz y tus abrazos serán recuerdos lejanos.

46. Nada duele más en este mundo que tu partida, querido hijo ¡Solo quiero que vueles alto!

47. El mundo era demasiado oscuro para un alma tan pura como tú ¡Descansa en paz, hijo de mi corazón!

48. El dolor que siento por tu partida es infinito ¡No puede soportarse!

49. Y solo seguiré adelante porque tú habrías querido eso de mí, querido hijo.

50. Amaré tu recuerdo por el resto de nuestros días ¡Descansa en paz, querido hijo!

Poemas para recordar y dedicar a un hijo

Hijo mío

Hijo mío, qué triste y doloroso
es recordar que ya no estás
en este mundo.
Sin embargo al saber que
ahora Dios es tu compañero,
nos alegramos.
Canta desde lo alto,
goza en el paraíso y
encuentra alivio
a cualquier tipo de tristeza.

Te extraño

Te he extrañado demasiado,
como desde el primer día,
que te fuiste.
Ni he dejado de pensarte,
pues nunca te olvidaré.
Nunca olvidaré
esa gran sonrisa,
esas locuras, esa alegría.
Solo me da un poco de calma
al saber que ahora
estás junto al creador.

Hijo mío

Has partido hijo mío
y tu partida no podía ser
menos que inesperada.
Nos duele el alma,
nos duele el cuerpo
y no hay consuelo.
Sin embargo,
ahora sé que eres un hermoso ángel,
rodeado de nubes
y de nuestro querido Señor.
Has partido hijo mío
y ahora miro al cielo con amor.

Un dolor profundo

Hay dolores que no tienen palabras,
hay dolores que son intraducibles.
Tu partida repentina, por ejemplo,
es uno de ellos.
Ese dolor es infinito y
trataré de vivir con él.
Pero es también un dolor genuino:
el precio que pago por amarte.
Te despido hijo,
te digo adiós,
pero puedes estar seguro de algo:
siempre estarás en mi corazón.

Dedicatorias para la lápida de un hijo

51. Recordaré siempre tu mirada y tu sonrisa radiante ¡Descansa en paz!

52. Aquí yace un gran hijo y también un gran padre de familia ¡Descansa en paz!

53. Un gran hombre está aquí y será por siempre recordado por sus seres queridos.

54. Quererte ha sido fácil, pero olvidarte será imposible ¡Descansa en paz, hijo!

55. Te recordaremos como un gran hombre, un excelente padre de familia y un hijo adorado.

56. En esta lápida yace un ángel en cuyo vuelo alto decidió toparse con Dios.

57. Desapareciste en cuerpo, pero nunca en la memoria de quienes te aman.

58. Siempre estarás con nosotros, en nuestra mente y en nuestro corazón ¡Descansa en paz, hijo!

59. Aquí descansan los restos de un hijo adorado, lleno de bondad y alegría en su corazón.

60. El recuerdo indeleble de tu sonrisa y serenidad permanecerá con nosotros por siempre ¡Descansa en paz!